A la hora de acometer un proyecto de reforma o rehabilitación de un edificio nos encontramos en muchas ocasiones con la necesidad de mantener los muros de fachada, ya sea para mantener su aspecto exterior o por exigencia de conservación del patrimonio por tratarse de cascos antiguos de ciudades o edificios emblemáticos.

Para mantener las fachadas de relevancia histórica o arquitectónica mientras se derriba o sustituye total o parcialmente la estructura interior, necesitamos un sistema de estabilización de fachadas fiable, resistente y capaz de absorber posibles movimientos horizontales debidos principalmente al viento y evitar deformaciones y grietas indeseadas.

En edificios tradicionales, estas fachadas suelen ser muros de carga exteriores, que al eliminar total o parcialmente la estructura interior, necesitan ser sostenidas temporalmente hasta que se construya la nueva estructura. La fachada antigua ya no será un elemento resistente de la nueva construcción si no que será independiente de la nueva estructura.

Para lograr la estabilización de la fachada, se buscará la mayor eficiencia entre empleo de material y mano de obra en su ejecución y un perfecto comportamiento de las cargas. La estabilización podrá hacerse desde el exterior o desde el interior, serán más favorables las realizadas desde el exterior, pero no siempre son posibles por las limitaciones urbanísticas.

¿Qué es un sistema de estabilización de fachadas?

Los estabilizadores de fachada son un tipo de apeo, es decir, una estructura auxiliar o temporal que asegura la estabilidad de un edificio o de algunas de sus partes en el caso de que los sistemas estructurales de éste tengan que permanecer fuera de servicio.

Su función es suspender por un tiempo el trabajo mecánico a realizar por algunos elementos estructurales del edificio, mediante una transferencia de esfuerzos, constituyendo un sistema de equilibrio de fuerzas formado por los elementos de apeo y los propios del edificio apeado.

Gracias a la estabilización intentamos evitar abombamientos (aparición de una superficie curva en el muro), dislocaciones (rotura o desaparición de un atado que provoca un cortante en el muro) o deficiencias en el zunchado de las caras.

¿Qué requisitos debe cumplir un sistema de estabilización de fachadas?

La principal función de un estabilizador es sujetar sin riesgos una parte o el todo de un edificio mientras se lleva a cabo la obra en el mismo. Así, se transfieren las cargas actuantes a zonas seguras como son estos sistemas de estabilización hasta que la intervención se dé por finalizada. De este modo, las condiciones básicas que deben cumplir estos sistemas son:

  • Resistencia y estabilidad ante las cargas a transferir.
  • Optimización económica y de montaje.
  • Seguridad para las personas y el propio edificio.

INCYE y los estabilizadores de fachadas

En INCYE somos pioneros en estabilizadores de fachada y líderes del sector ibérico desde 1991.

Contamos con dos sistemas de estabilización de fachada que destacan por su versatilidad, simplicidad, seguridad y rentabilidad: Superslim y Megaprop.

  • Superslim de RMDK. Es un estabilizador de fachada con una capacidad de carga de trabajo de 150 kN, resistente al viento y de gran rigidez. Se caracteriza por su fácil montaje y la variedad de productos que ofrece. Además de tener gran facilidad para la modulación como es la capacidad para ensamblar vigas de cualquier longitud, su adaptabilidad para llevar a cabo cualquier diseño y su facilidad de manipulación y ensamblaje “in situ”.
  • Megaprop. Es un sistema de apuntalamiento modular de alta capacidad diseñado para cargas axiles de hasta 1.000 kN por pie. Su mayor fuerza reside en su versatilidad, capaz de adaptarse a multitud de aplicaciones, gracias a la disponibilidad de hasta ocho tamaños diferentes pudiendo formar un puntal de casi cualquier longitud.
  • Las vigas Superslim de RMDK se pueden combinar con los sistemas Megaprop formando megapuntales capaces de resistir grandes cargas.

Aplicaciones de los sistemas de estabilización de fachada:

  • Rehabilitación de edificios históricos.
  • Rigidizadores.
  • Soporte de anuncios publicitarios en fachadas.

A continuación te mostramos algunos de nuestros proyectos realizados, entre los que distinguimos entre estabilizadores exteriores y estabilizadores interiores y rigidizadores.

Proyectos de estabilización de fachada de INCYE Ibérica

  • Estabilizador con vigas Superslim y Megaprop para remodelación del Edificio El Olivillo en Cádiz.
  • Estabilizador de fachada interior en Av. Diagonal 414 en Barcelona.
  • Estabilizador Torre del Racó en Morella.
  • Estabilizador de fachada con vigas Superslim y Megashor en el Centro Comercial Las Arenas, Barcelona.

 

En INCYE Ibérica damos respuesta a todo tipo de proyectos, grandes o pequeños, independientemente de su complejidad. Nuestro equipo de ingenieros y expertos técnicos altamente cualificados te ofrecerá la solución más adecuada a tus necesidades, lo que se traducirá en un ahorro de tiempo y dinero. Ponte en contacto con nosotros y cuéntanos tu caso, te responderemos a la mayor brevedad posible.