Antiguas cocheras de metro en Cuatro Caminos, Madrid

Descripción

Con motivo de la construcción de un nuevo espacio residencial en lo que eran las antiguas cocheras y talleres del metro de Madrid, diseñados por Antonio Palacios y que están situadas en las inmediaciones de la glorieta de Cuatro Caminos, en la zona enmarcada entre las calles Reina Victoria, Esquilache, Avda. de Pablo Iglesias y la Calle Ramiro II, y que datan de 1918, ha sido necesario conservar parte de la fachada que da a la calle Esquilache. 

Información detallada

La zona de la fachada a conservar tiene una longitud de aproximadamente 60 metros en lo que eran las cocheras y talleres y una longitud de unos 20 metros en lo que era el edificio Tuduri, que albergaba oficinas y viviendas de metro y en la que vivió el ingeniero y futbolista Andrés Tuduri, de ahí el nombre del edificio.

Debido al alto grado de protección de la fachada, se ha realizado un diseño del estabilizador que permita asegurar la fachada sin afección alguna a la misma, evitando en todo momento en tener que realizar taladros o anclajes. Para ello, se ha realizado la unión de las correas de atado interior y exterior en los puntos cercanos a los dientes de sierra de la fachada, realizando un retacado de madera contra la misma.

Estabilizar la fachada consiste en disponer de un sistema que sustituya a los elementos que rigidizan la fachada ante los esfuerzos que provoca el viento. Al eliminar dichos elementos, debemos colocar un sistema capaz de mantener la fachada en su posición, asegurando que el viento nunca provocará el vuelco de la misma.

El sistema de estabilización que hemos diseñado consiste en 8 unidades de celosía tipo Granshor, de 10,38 metros de altura, situadas 6 de ellas en la fachada de los talleres y las otras 2 en la fachada del edificio Tuduri. Las celosías Granshor están colocadas sobre bastidores metálicos sobre los que se colocan elementos prefabricados de 2,5 toneladas de peso cada uno, para servir de contrapeso contra el vuelco del sistema. El sistema de estabilización sujeta la fachada por medio de correas de vigas aligeradas Superslim, que se retacan con madera contra la fachada y transmiten las cargas a los elementos principales de la estabilización.

En Incye estamos siempre comprometidos con la conservación de nuestro Patrimonio Histórico, diseñando soluciones que permitan su mantenimiento y a la vez, sean respetuosas con el medioambiente.